AL DÍA, BOLETÍN LEGAL 
2do Trimeste 2012

www.ortegaabogados-ec.com
Regresar a la página principal...  

ACTUALIDAD

El SRI e Internet

Ab. Gustavo Ortega Illingworth.
goi@ortegaabogados-ec.com

El Servicio de Rentas Internas desde el año 2002 viene promoviendo que los contribuyentes utilicen el Internet como medio para hacer sus declaraciones de impuestos, con el objetivo de eficientizar tiempo y generar facilidades para el contribuyente con arreglo a los principios de simplificación, celeridad y eficacia contemplados en el Código Tributario.  Inicialmente esta alternativa fue opcional para el contribuyente, pues dependía de su voluntad el hacerlo o no por esta vía, y a partir de este año,  es obligatorio para todos los sujetos pasivos de impuestos cuya administración se encuentre a cargo del SRI, realizar sus declaraciones de impuestos exclusivamente por medios magnéticos vía Internet. Sin embargo, este mecanismo que sin duda ha facilitado el cumplimiento de las obligaciones tributarias de los contribuyentes podría hoy constituirse en arma de doble filo porque podría poner en riesgo los intereses de los sujetos pasivos.

En efecto, a partir de este año, el SRI está promoviendo la posibilidad de que los contribuyentes sean notificados por Internet sobre comunicaciones preventivas de sanción o clausura, inicio de procesos sancionatorios, oficios de inconsistencias, comunicaciones de diferencia, entre otros, actos estos últimos que conllevan la necesidad de contestarlos o ejecutarlos dentro de un plazo preestablecido pues, de no ser así, derivan en imposición de sanciones al contribuyente, tales como multas y clausuras de establecimientos, y pago de diferencias en impuestos.

Para acceder a esta posibilidad, al igual que para poder presentar declaraciones por Internet, los contribuyentes deben de obtener una clave de acceso al sistema electrónico del SRI, para lo cual previamente es necesario suscribir un “Acuerdo de Responsabilidad y Uso de Medios Electrónicos” en el formato elaborado por el SRI ya que la legislación vigente es clara en establecer que el contribuyente que esté interesado en recibir notificaciones por Internet, debe de manifestar su voluntad de utilizar dicho medio como preferente y expresar su consentimiento para ello.

La problemática radica en el hecho que hoy en día el modelo de “Acuerdo de Responsabilidad y Uso de Medios Electrónicos” incluye no solo la facultad para presentar declaraciones por Internet sino también la aceptación expresa del contribuyente para recibir, por esta vía, las notificaciones de los actos administrativos indicados anteriormente, haciendo que el ejercicio optativo del contribuyente se convierta, en la práctica, en una imposición que podría pasar por desapercibida.

Lo anterior se agrava por el hecho de que las notificaciones hechas por Internet, tienen el mismo valor que la notificación hecha por la vía tradicional u ordinaria (por entrega física del documento en el domicilio tributario señalado para dichos efectos). Una cosa es utilizar el Internet en beneficio del contribuyente para presentar declaraciones tributarias y otra es que el Internet sea utilizado por la Administración Tributaria como herramienta para notificar al contribuyente sobre actos administrativos que pueden tener un impacto negativo para sus intereses.

En esa línea no podemos pasar por alto que es frecuente encontrar que quien administra la clave para ingresar al sistema electrónico del SRI no es el contribuyente mismo, sino terceras personas como el caso del contador u otras de personas de confianza, que solo acceden al sistema electrónico del SRI con frecuencia mensual para efectos de presentar declaraciones pero que no tienen el hábito de ingresar diariamente al portal del SRI para verificar si existe una notificación y que posiblemente no están conscientes que la notificación por vía electrónica sustituye las notificaciones físicas con las que ya están familiarizados. Quien administre la clave del contribuyente hoy debe de tener claro que debe de ingresar a la página web del SRI con frecuencia diaria para confirmar si el contribuyente tiene o no algún tipo de notificación, pues solamente así se asegurará que no habrán clausuras sorpresivas o inicios de procedimientos coactivos de cobro por impuestos o multas que no fueron impugnadas por no haber conocido su existencia, por falta de uso del portal del SRI.

Cabe indicar que con la firma del “Acuerdo de Responsabilidad” el SRI se libera de todo tipo de responsabilidad, ya sean fallas humanas o técnicas que alegue contribuyente por no haber conocido de la notificación a tiempo. Además es responsabilidad del contribuyente mantener su clave bajo estricto control y evitar toda utilización no autorizada pues el SRI no será responsable de cualquier perjuicio ocasionado por la falta de cuidado, indebida reserva, mal uso o del uso de terceros autorizado o no de la clave de acceso al portal.

Por ello, importante será considerar seriamente la conveniencia de recibir notificaciones vía Internet y tomar conciencia de la necesidad de actuar en forma inmediata ante la Administración Tributaria para dejar constancia del deseo del contribuyente de ser notificado por vías convencionales en caso de que no sea su deseo ser notificado por Internet. Mientras no sea obligatorio el uso del Internet para efectos de notificaciones, consideramos que las vías tradicionales le ofrecen al contribuyente una mejor garantía para poder ejercer su derecho a la defensa de sus intereses ante actos administrativos del impacto de los arriba mencionados.

 


 
Regresar a la página principal...  

¿A QUIEN CORRESPONDE ASUMIR EL COSTO DE AFILIACIÓN AL IESS DEL REPRESENTANTE LEGAL DE LA EMPRESA?

Abg. Xavier Larrea N.
xlarrea@ortegaabogados-ec.com

Toda persona que ejerza una actividad productiva en el Ecuador tiene la obligación de aportar un porcentaje de sus ingresos al Instituto de Seguridad Social (IESS). Esta disposición no es nueva, es tan antigua como la propia Ley de Seguridad Social, lo que sucede es que nunca antes se lo había exigido de una forma efectiva. El IESS ha iniciado una campaña agresiva de concientización de esta obligación, y lo ha hecho con visitas a las empresas, es de suponer que luego continuarán con consultorios médicos, estudios jurídicos, oficinas particulares de profesionales en libre ejercicio, etc., inspeccionando si han cumplido con la obligación de afiliarse y de afiliar a todos los que corresponda.

En el cumplimiento de esta obligación, es inevitable cuestionarse ¿A quién corresponde asumir el costo de afiliación al IESS del representante legal de la empresa?; quienes sostienen que ese costo lo debe asumir el funcionario, de su propio peculio, lo hacen basados en lo establecido en el artículo 308 del Código del Trabajo, donde se establece que cuando una persona tiene poder general para representar y obligar a la empresa, que equivale a un nombramiento de representante legal, es considerado mandatario y no empleado, por lo que sus relaciones con el mandante las regla el derecho común, y no el derecho el laboral; quienes sostenemos que ese costo lo debe asumir la empresa, lo hacemos basados en que, para los efectos de la protección del seguro general obligatorio, es trabajador en relación de dependencia, no solo el que está amparado por el Código del Trabajo, sino también quien en virtud de un poder especial, o de un nombramiento, presta un servicio, cualquiera que sea su naturaleza, percibiendo por ello un pago; así lo manda el artículo 9 de la Ley de Seguridad Social.

En otras palabras, la afiliación al IESS del representante legal de la empresa no es un tema laboral, sino de seguridad social, y aunque estas dos normativas casi siempre son concordantes, hay ocasiones en que no lo son, y esta es una de ellas.

 
 

 

2007 - Todos los derechos reservados
Última actualización: 03-Dic-2007 · Publicación Trimestral
Desarollado por EV Estrategias Visuales
Guayaquil - Ecuador